comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Miguel B. Núñez

Por Valentín Vañó (*)

 

Portada de 'El corazón de los árboles
' (Polaqia)

Miguel B. Núñez (Madrid, 1970) es uno de los autores alternativos más interesantes del panorama nacional. Originalmente vinculado al mundillo de los fanzines, publicó su primer cómic, M, en 1999. Posteriormente ha continuado su trayectoria en títulos como Demonios internos,  InterferenciasStroszek o Muertemanía; y en publicaciones como NSLMStrapazin, Stripburguer,  El VíboraVacas FlacasTosIdiota y Diminuto o Interzona. Fue el codirector, junto a Paco Alcázar, de la revista Recto. Ilustrador y músico, Núñez publicó en 2009 su último libro, El corazón de los árboles (Polaqia), una recopilación de historietas cortas atravesadas por la extrañeza y la ironía habituales en su mirada de autor. 

La primera pregunta es sobre El corazón de los árboles. No estoy seguro de si es material nuevo, una recopilación o una mezcla de ambas cosas. ¿Nos lo puedes aclarar? ¿Cómo contextualizas este libro con respecto al resto de tu producción? 
Se trata de una recopilación de material que he ido publicando en distintas revistas a lo largo de los últimos años. Hay alguna historieta de Recto, todo lo que he publicado en NSLM, un par de páginas que salieron en Interzona, otro par de páginas que salieron en Benzina en catalán -pero que no habían sido publicadas antes en castellano- y también una historieta que publicó la revista suizo-alemana Strapazin en alemán y que permanecía inédita en nuestro país.

Si no me equivoco, vas a cumplir ahora los 40. ¿Cómo ves tu trayectoria creativa, ahora que tienes una cierta perspectiva? Te lo pregunto considerando tus diferentes facetas; evidentemente nos interesa en especial tu condición de historietista, pero también como músico e ilustrador. ¿Te ves bien donde estás? ¿Cómo crees que vas a evolucionar en los próximos años?
Casi. Acabo de cumplir 39. Con la perspectiva de los años veo que he ido trabajando a mi ritmo y sin presiones. He aprendido algunas cosas y me quedan otras muchas por aprender, afortunadamente. He tratado de no aburrirme y, sobretodo, he intentado hacer siempre lo que me hacía feliz. Ahora mismo me veo estupendamente donde estoy. Tengo un montón de proyectos nuevos y estoy realmente excitado con todos ellos. La publicación de El corazón de los árboles ha sido algo estimulante. Tenía ganas de volver a publicar tebeos pero no estaba obteniendo respuesta de las editoriales con las que ya había trabajado. Encontrarme con Polaqia ha sido fantástico. Han estado volcados en cada momento, proponiendo cosas, haciendo un trabajo de equipo realmente creativo. Algo que nunca antes había tenido. 
     ¿Mi evolución creativa? No tengo ni la más mínima idea. Creo que el conjunto de historietas que recoge este álbum apunta algo mi futuro. Sólo espero ser capaz de ir más allá la próxima vez y no haber llegado ya a mi tope como dibujante de tebeos. Estoy aprendiendo mucho de Edén de Pablo Holmberg. Es el tipo de tebeos que me ponen las pilas para seguir avanzado y no quedarme estancado.
 
"Con la perspectiva de los años veo que he ido trabajando a mi ritmo y sin presiones"
He estado releyéndome el M y la imagen que das de ti mismo es la de un tipo hipersensible y misántropo... ¿Te ves todavía así? ¿O crees que el tiempo te ha relajado, te ha ayudado a sentirte mejor contigo mismo y con el mundo? 
M fue dibujado en un estado muy especial. Yo más que misántropo lo llamaría airado. Es fácil quejarse de todas esas cosas que te hacen la vida más difícil. Trabajos de mierda, poco dinero, obras en la calle. Nada grave. Ese tebeo era demasiado catártico y como catarsis a mí me hizo mucho bien. Ahora ya no escribo sobre esas cosas. Pero no ha sido el tiempo lo que me ha relajado en ese aspecto, han sido mis propias decisiones. Ya no vivo en la ciudad y me dedico a un trabajo que me gusta. Para mí el tiempo no es más que el contenedor de nuestras decisiones. El tiempo, sin eso, no es nada.

Según tengo entendido, tienes una faceta profesional como ilustrador. Me gustaría que nos comentaras cómo lo vives, para quién estás trabajando, cómo te hace sentir considerarte eso, profesional. ¿Te compensa el vivir de dibujar después de tantos años intentándolo? 
Me he dedicado a la ilustración desde que dejé mi último trabajo no relacionado con dibujar. Ahora mismo colaboro con la editorial En Babia además de otros encargos que salen aquí y allá. En Babia fueron los primeros en confiar en mi trabajo y han sido absolutamente fundamentales en mi vida. Es muy importante encontrar gente que confíe en uno, sea en el aspecto que sea de la vida.  

¿En qué punto está tu carrera musical? La verdad es que he estado viendo los vídeos de Cuerpos y vuestro sonido me parece impresionante. Enhorabuena. ¿Cómo te sientes, por un lado, respecto a Humbert Humbert y, por el otro, respecto a Cuerpos? ¿Hay algún otro proyecto musical más en marcha? 
Bueno, yo a lo mío no lo llamaría carrera musical. He sido siempre un aficionado y es lo que me gusta. Con Cuerpos estamos muy ilusionados -gracias por los piropos- es como empezar de cero, es muy excitante. Respecto a Humbert Humbert me siento súper feliz por lo que hicimos Paco y yo juntos. Fueron nueve años de experiencias. Aprendí mucho de Paco, es una persona muchísimo más detallista y a mí me pierde el todo vale. Con Cuerpos siento una mezcla de excitación infantil y de reposo adulto. Es una sensación nueva y me gusta. Estoy rodeado de gente con muchas ganas y creatividad, eso es estimulante. Tengo idea de preparar otro proyecto pero mucho más casero. Ya veremos si encuentro tiempo para todo. Me gusta tanto hacer cosas como tumbarme a no hacer nada. 

Aunque supongo que te lo han preguntado muchas veces, me interesa indagar en tu concepción de lo multidisciplinar. ¿Cómo te sientes currando en diferentes campos creativos a la vez? ¿Te mola, te cansa, te resulta estimulante? 
Es estimulante. Me gusta la variación. Soy de esas personas a las que no les gusta repetir ni siquiera el camino de vuelta a casa cada día. Creo que hacer de todo un poco es más divertido para mí que centrarme en algo.  

Por último, la pregunta típica sobre proyectos, especialmente de cómic. ¿Estás ya trabajando en algo nuevo? ¿Qué nos puedes adelantar? 
Tengo muchas cosas empezadas. Suele ocurrirme. Creo que varias de ellas llegarán a convertirse en algo pero lo más definitivo es mi tebeo de King Egg, una recopilación de historietas mudas que llevo tiempo haciendo y que en estos momentos están siendo valoradas por un editorial para su publicación. También estoy a medias con un tebeo del oeste mezclado con fantasía y otro con mucho sexo y terror. Ambos en color. Igualmente llevo bastante avanzado una historia sobre yetis y otros animalillos del bosque. Sería un tebeo en blanco y negro de formato muy pequeñito. 

----
(*) Valentín Vañó (Teruel, 1974) escribe regularmente sobre cómic en las revistas Rockdelux y El Manglar.

Texto de Valentín Vañó, cedido para Guía del cómic. Se trata de la versión íntegra de una entrevista realizada para El Manglar #10 (Dibbuks, 2009). Página creada en enero de 2010.