comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Miguel B. Núñez

Por Borja Crespo (*)

 

Portada de 'El corazón de los árboles' (Polaqia)

El madrileño Miguel B. Núñez es un autor incansable que no deja de darle al lápiz desde los años 90. De publicar en diversos fanzines estandarte del underground por aquella época, pasó a la revista El Víbora y firmó varios tebeos de obligada lectura: M, Demonios internos, Interferencias, Stroszek, Muertemanía... En las tiendas está disponible su último trabajo, El corazón de los árboles, editado por la independiente Polaqia, un tomo recopilatorio de relatos cortos de inquietante poesía poblado por una galería de pintorescos personajesNo hay un hilo conductor entre las historietas reunidas y el prólogo es de Paco Alcázar. Entre ambos autores hay una profunda amistad, comparten filias y aventuras. Su cercanía cristalizó en el grupo musical Humbert Humbert, un referente en la escena musical alternativa que finalizó por cansancio. Ya tiene nueva iniciativa sonora: Cuerpos.
      Núñez ha publicado ilustraciones y páginas de historieta en cabeceras como Nosotros Somos Los Muertos, Tos, Rolling Stone, Vanidad, GQ, Mondosonoro, Idiota y diminuto, Subterfuge, etc. Junto a Alcázar y Miguel Brieva fundó una publicación singular y sugestiva: Recto. Vieron la luz tres entregas con buen nivel, pero la maquinaria se paró por falta de tiempo. Su trabajo se publica, además de en España, en países como Francia, Alemania, Eslovenia o Suiza. Ahora anda a la espera de saber si le publican King Egg, una colección de historietas mudas sobre un personaje cabezón que sale de un huevo. Aparte, prepara un cuento infantil. Pasión por el dibujo no le falta a este personal autor influenciado por la ciencia-ficción, con especial fijación por los cosmonautas y... ¿los nazis?

De repente aparece El corazón de los árboles...
Tenía muchas ganas de publicar en un álbum todas esas páginas que había ido publicando en distintos sitios desde hace años. Se lo comenté a algunas editoriales con las que ya había publicado cosas, les envié el material, pero no hubo ninguna respuesta positiva. El problema a veces era la falta de presupuesto y en la mayoría el hecho de que se tratara de una recopilación y no una novela gráfica. 

¿Lo dabas por imposible?
Sí, cuando de pronto vi un viejo mail de Kike Benlloch que no había visto antes porque lo había enviado a mi antigua dirección. Me preguntaba si tenía algún material para publicar porque Polaqia estaba buscando algo que les interesara. Me dio un alegrón y otro alegrón que me llevé cuando me contestó al poco tiempo de enviarles las páginas diciéndome que en la asociación estaban encantados y que querían publicar el álbum.  

¿Cómo ha sido trabajar con dibujantes metidos a editores?
Sobretodo ha sido un mano a mano con Kike, David Rubín y José Domingo, y ha sido alucinante, muy diferente a los editores. Se han preocupado por cada pequeño detalle. Nos hemos consultado absolutamente todo. Han dado ideas y me han ido informando de cada paso que daban. Es como meterte a grabar un disco con alguien que antes que ingeniero es músico y al que le gusta el trabajo en equipo.  

Si te pedimos una sinopsis del álbum... 
Una recopilación de historias sobre personas que a veces defienden con dignidad ser lo que son, otras no acaban por asumir lo que son y en algunas se niegan a admitir lo que son o lo asumen sólo al final de la historia. 

No hay un hilo conductor entre las historietas.
Más bien hay un tono conductor. 

Prólogo de Paco Alcazar, un lujo. Ya hizo uno para tu tebeo Stroszek.
Polaqia me preguntó si podía ser él quien lo hiciera y me pareció estupendo, porque Paco ha visto de cerca mi evolución desde que empecé a publicar, mucho más que cualquier otra persona que esté en este medio. Además es conocido por la mayoría de los lectores, eso hace que se cree cierto vínculo entre él como anfitrión y el lector que abre el tebeo por primera vez.  

¿Por qué  ya no existe Humbert Humbert?
a) Nueve años son mucho tiempo para mantener el mismo nivel de ánimo, comunicación y creatividad.
b) Nos estábamos convirtiendo en unas megaestrellas insoportables.
c) Porque dejó  de existir. 

Pero no dejas la música ni a tiros...
No, no la dejo. Me gusta hacer música con otra gente. Hacerla solo en casa me cuesta más, aunque he grabado cintas y cintas con tontadas. Ahora tengo Cuerpos. Somos cuatro personas muy diferentes pasándolo bien. No busco más en hacer música. 

¿Qué  fue de Recto?
Tuvimos algunas reuniones para ver qué hacíamos con ello. Paco era el que menos tiempo tenía para hacer historietas para Recto, así que no era cuestión de seguir con el proyecto sin él. A mí me dio mucha pena, le tenía mucho cariño. Creo que sacamos tres números muy majos y que podríamos haber seguido manteniendo ese nivel. Aunque la verdad es que no se si hubiéramos encontrado de nuevo una editorial interesada en sacarlo. Nunca se vendió mucho. 

¿De dónde viene tu imaginería? ¿Qué artistas te han podido influenciar?
De todo un poco, supongo, y no siempre tengo muy claro de dónde viene cada cosa, aunque a veces sí, como en el caso de "Naturaleza y Ambiente", la historieta Bruegheliana que hay en este álbum. No sólo sus cuadros, también lo que leí sobre la época me ayudó a completar la historia. Supongo que influencia fueron los libros que leí de adolescente y las películas que vi. Toda esa ciencia ficción y terror y películas sobre pequeñas y grandes luchas personales cargadas de épica. Pero todo eso me ayuda para crear el ambiente, no el tema de cada historia... para eso está el material personal, las cosas que realmente quiero contar, cosas que me han pasado y que tienen que ver con las relaciones que tengo con otras personas y con mi forma de ver el mundo. Si no me afectara nada en la vida, no se de qué hablaría en mis historietas. Se dice que Henry James, que me gusta muchísimo, era el escritor de la conciencia individual. Creo que "el" dibujante de la conciencia individual fue Will Eisner. Yo sólo aspiro a ser "un" dibujante de la conciencia individual. 

¿En qué  te recreas actualmente?
Además de estar a la espera de saber si me publican King Egg -mis historietas mudas sobre un personaje cabezón que sale de un huevo- estoy entusiasmado con varios proyectos, entre ellos un cuento infantil sobre un animalillo del bosque que sale de él en busca de aventuras, una historieta sobre las aventuras amorosas de unos Yetis, un cómic en color con ambiente de western pero con situaciones fantásticas y otro del mismo tipo que tengo mucho menos avanzado y que seguramente hable de sexo. 

¿Sigues el panorama de nuestra historieta?
Pues es que no me entero mucho de qué está ocurriendo. Por Paco Alcázar y Miguel Brieva me voy enterando de sus novedades. A veces alguien me dice que ha sacado un tebeo nuevo y voy a comprarlo. Sigo algunas colecciones, pocas, todas francesas, creo. Pero no se si la situación en España ha cambiado o sigue como antes. Veo que las editoriales pequeñas se han tomado más en serio el tema de los formatos, los papeles, etc. Ya no vale con editar de cualquier manera y eso me alegra mucho.  

¿A quién te gustaría parecerte como artista?
No te diré  a quién me gustaría parecerme en el plano artístico, puramente creativo, porque eso resultaría pretencioso, pero sí en el emocional... y en eso me gustaría tener siempre el entusiasmo de un Will Eisner. Nombro esta leyenda del cómic porque es un referente casi para todo el mundo, pero hay miles de dibujantes jóvenes que son y serán siempre igual de entusiastas y a los que también me gustaría parecerme. 

¿Que metodología de trabajo utilizas?
Creo que ninguna. Soy muy poco metódico. Me pongo con una página, hago varias viñetas y empiezo a meter dentro cosas. Casi siempre voy rotulando según las voy dibujando. Si todo va sobre ruedas acabo completando una historieta medianamente interesante. Si va mal, se queda en unas pocas páginas que no llevan a ninguna parte. 

¿En lo referente a técnica?
Dibujo con portaminas, rotulo con Staedtler y coloreo con Photoshop. 

Tienes cierta fijación por los cosmonautas, lo espacial, ¡y los nazis!
¡Qué mejor que lo más asombroso y lo más deleznable para hablar del ser humano! Somos capaces de algo prodigioso como la conquista del espacio y también somos los responsables del aniquilamiento de nuestros semejantes. Me interesan los seres humanos que no quieren pasar por la vida como si nada. Me interesan los que quieren alzarse hacia los cielos o bajar a los infiernos. A veces también hablo de la gente que pasa de puntillas sin querer tomar decisiones sobre sí mismos, que se esconde y deja pasar todo intentando que nadie sepa quién es realmente, pero siempre lo hago en oposición con los otros, los que se deciden a ser astronautas o criminales. 

Que queda de tu primera época "fanzineando", por ejemplo en Subterfuge.
¡Que he vuelto a dibujar con rotulador! Y además queda ilusión, afortunadamente. 

¿Qué  recuerdas de la primera vez que decidiste ser dibujante?
Que dejé  una nota comunicándoselo a mis padres y me escapé de casa. Recuerdo el miedo cuando llegó la noche y el miedo a mi padre al volver a casa. Recuerdo que finalmente les convencí de que lo que quería hacer era dibujar. Fue un poco dramático, pero tiendo a serlo cuando no encuentro otro camino para salir de una situación que no me hace feliz. 

También trabajas mucho de ilustrador, ¿qué  te llena mas?
Me gusta contar historias. No soy un dibujante virtuoso, así que prefiero que mis dibujos vayan acompañados de historias. Aunque a veces detrás de un solo dibujo parece haber algo que no se cuenta pero se deja ver, conseguir eso también me llena.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, y ejerce de cabeza visible de la organización del Salón del Cómic de Getxo. Acaba de publicar el libro de microrelatos ilustrados Cortocuentos con dibujo de Chema García (Astiberri) y está ultimando un recopilatorio de historietas cortas titulado Te hiero para Dolmen Editorial.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Publicada parcialmente (muy extractada) en el diario El Correo. Página creada en febrero de 2010.