comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista: David Rubín

Por Borja Crespo (*)

 

Portada de 'Beowulf' (Astiberri)

El éxito de crítica de El héroe, la última obra de David Rubín (Orense, 1977), publicada en dos tomos por Astiberri, ha colocado al autor gallego definitivamente en el pódium de los grandes dibujantes del momento. Estos días presenta su última propuesta, Beowulf (Astiberri), con guión de Santiago García. Es incuestionable el poderío visual de un artista con vocación internacional que en esta ocasión se ha atrevido a convertir en viñetas el conocido poema heroico. Visualmente, las viñetas de su último trabajo son poderosas. Cuidadas al máximo, buscan el impacto, se nota que ha echado el resto, plasmando una evolución certera en el trazo y el color. Mantener el nivel en la planificación de página es un objetivo cumplido. Nos lo cuenta en primera persona.

Beowulf empieza con una narración muy cinematográfica.
Más que de cine, Santiago y yo planteamos esos comienzos de capítulo como un partir de la abstracción para llegar a lo figurativo. Normalmente en los cómics al lector se le presenta en primer lugar a los personajes, su entorno y la historia que va a tener lugar, y luego, según avanza la lectura, se van metiendo en la atmósfera del relato. Nosotros aquí lo hemos hecho al revés, primero el lector entra en la atmósfera, se empapa de una serie de sensaciones y una vez metido de lleno en faena es cuando presentamos la historia, los personajes y lo demás. Así, creo yo, el lector ya está dentro del relato, inmerso en el ya antes de que se cuente nada, lo que creo que mejora la experiencia de la lectura y la dota de mayor originalidad.

Da la sensación de que has trabajado muy intensamente. Visualmente las viñetas son muy potentes.
Uno aprende y evoluciona con cada nueva obra que deja atrás, y la siguiente siempre ha de ser un nuevo reto, un más difícil todavía. He volcado todas mis ganas y talento en Beowulf, al máximo, como ya he hecho en mis obras anteriores pero con la experiencia que da el tener un par de miles de páginas a las espaldas y las ganas de querer siempre avanzar. No entiendo otro modo de hacer tebeos que no sea dar el máximo de ti a todos los niveles.

Das mucha importancia a la planificación de página, algo que no siempre se cuida tanto.
Para mi es algo primordial, tanto como autor como lector. Es lo primero en lo que me fijo y lo que a priori llama mi interés, o provoca mi rechazo, cuando veo un trabajo de otro autor, y en mi propio trabajo es sin duda lo más importante para mí. Además, en Beowulf, mediante la composición de página, he experimentado con temas como el ritmo, el montaje -a veces se nos olvida que el montaje en cómic es y debería ser posible-, jugar con diferentes tiempos y espacios narrativos dentro de la misma página…

Doble página de Beowulf en la que se muentran simultáneamente dos momentos temporales diferentes sobre un mismo escenario: antes y después del paso de Grendel. Nótese cómo Rubín juega con la composición de página y la posición de los personajes en la viñeta central para que "encajen" con ambas líneas temporales.

¿Tenías ganas de entrarle a una historia así?
Una historia como Beowulf es un verdadero regalo para un autor, sobretodo si sabe sacarle partido y explotarla al máximo. Pero la verdad es que no era algo que tuviera en mente hacer, máxime después de haber realizado El Héroe, pero al final, por casualidades de la vida, o por justicia divina, he terminado colaborando con Santiago en Beowulf, cosa de la que me alegro enormemente.

Viendo por dónde va tu trabajo a través de tus últimas obras, queda claro que te interesa mucho la figura del héroe.
Es algo que siempre me ha interesado, ya en mi primera obra, El circo del desaliento, la figura heroica estaba presente, en La tetería del oso malayoigualmente, lo uno que he hecho en las últimas obras es darle mayor protagonismo en ellas a este arquetipo, profundizar más en él.

¿Has tomado alguna referencia para afrontar Beowulf?
Si, el punto de partida a la hora de como enfocar el libro ha sido Tarkovsky, Widding Refn, los tebeos de Koike y Kojima y el arte abstracto.

¿A qué tipo de lector le entrará mejor?
Pienso que, como ya pasaba con varias de mis obras anteriores, Santiago y yo hemos hecho una obra "para todos los públicos", en el mejor sentido de la expresión. Gustará a los fans del tebeo de aventuras de toda la vida y a los ávidos de experiencias nuevas en esto del noveno arte, a los estudiosos de los mitos y a los que simplemente quieren disfrutar de un buen entretenimiento bien facturado. A los que tienen el culo pelado de leer tebeos y a los que afrontan por vez primera el acercamiento a este maravilloso medio.

Has conseguido un estilo visual muy personal y da la sensación de que puedes moverte cómodo en varios géneros. ¿Cuál prefieres?
Lo que me preocupa de verdad es que cada nuevo proyecto en el que me embarco me aporte cosas nuevas como artista y me haga evolucionar. No quisiera atarme a un género concreto, de hecho ahora mismo estoy trabajando en una novela gráfica para público juvenil, muy pulp y llena de acción, con guión de Paul Pope y J.T. Petty, se titulará The Rise of Aurora West y es muy diferente a lo que he hecho hasta ahora, pero al tiempo muy mío, ya que trabajo con elementos que me encantan y conozco muy bien. ¿Y después de eso? No lo sé, hay varios proyectos sobre la mesa, todos interesantes y muy diferentes. Por desear, tengo ganas cuando tenga tiempo de retomar un proyecto de ciencia ficción que tengo a medio escribir.

Te metes mucho con los superhéroes, pero te veo dándole…
Los superhéroes me encantan, es un género que amo y gracias al cual me inicié en esto de los tebeos. Justo por eso, porque los respeto y los amo no comulgo con la hez en la que los están convirtiendo, la mayoría de estos tebeos son aburridos, como culebrones con tíos disfrazados que hacen cosas que te dan igual, están mal escritos y mal dibujados, como con desgana, sin pasión, y eso no me interesa. Por suerte de vez en cuando surgen perlas como Hawkeye, FF, Thor y Lobezno y los X-Men de Jason Aaron o el Daredevil de Waid, pero son tan sólo pequeñas piedras preciosas en un mar de mediocridad.

¿No te cansas de la polémica sobre la etiqueta novela gráfica?
Para mí no hay polémica alguna, es algo que tengo más que asumido y que me parece bien, la novela gráfica. Lo que sí me cansa un poco son los tontolabas que siguen erre que erre cada dos por tres demonizando dicho término con teorías cada día más absurdas. Un término que, dicho sea de paso, no ha traído nada malo al medio y que el sector general de lectores ha asumido con naturalidad.

Estás hecho un agitador en las redes sociales. ¿No temes perder algún lector o te atrae demasiado cultivar el necesario fenómeno fan?
Me da igual todo eso, yo práctico eso tan poco de moda en internet de decir lo que pienso y no lo que la gente quiere oír, de mostrarme tal cual soy y siempre he sido. Si por ello he de perder lectores, pues allá ellos, ellos se lo pierden. Cortarme con temas así me parece tan patético como si tuviera que callarme lo que opino del PP o mis ideales políticos... Igual hay lectores de cómics de derechas que deciden dejar de leerme por rojillo. Eso no va a hacer que cambie mi postura ni mi modo de expresarme, y con el tema tebeos ocurre exactamente lo mismo.

¿Qué tiene que hacer un dibujante novel para ser como tú?
Trabajar mucho. No darse nunca por vencido. Si tuviera que archivar las veces que me dijeron "dedícate a otra cosa, chaval" ocuparía tres bibliotecas con ello. Ser muy crítico con el trabajo de uno: está muy bien que tus colegas y tu madre digan que haces unos tebeos maravillosos, pero eso no te va a hacer buen autor. Y, sobretodo, ser abierto de miras, no sólo conocer y beber del propio medio, el cómic, sino que también es importante y ayuda a que mejores el empaparte de otras artes y medios, desde el cine, la pintura o la literatura a la danza o el videoclip, entre muchas otras cosas. Si quieres evolucionar como autor manda a paseo al friki que llevas dentro y abre tus ojos al inmenso mundo que hay fuera de la caverna.

¿Se te ocurre alguna idea para que se vendan más tebeos?
Primero de todo asumir la realidad a la que está expuesto el medio ahora mismo, que no es la misma de hace diez o veinte años, dejando a un lado nostalgias que ya no son solución para estos tiempos: que si el kiosco, que si las revistas, etc. Y, partiendo de esta situación presente, buscar soluciones. La principal de todas ellas es la promoción, siempre es poca, y son pocas las editoriales que apuestan por ella, dejando casi siempre esta labor en manos de los autores. Ya puedes hacer el mejor tebeo del mundo, pero como no te lo promocionen bien ni el tato se enterará de que ya está a la venta.

----
(*) Borja Crespo (Bilbao, 1971) escribe habitualmente sobre cómic en diferentes publicaciones, especialmente en el diario El Correo, y participa en la organización del Salón del Cómic de Getxo y el GRAF. También ha escrito los dos libros de microrelatos ilustrados Cortocuentos con dibujo de Chema García y varios autores (Astiberri, 2009 y 2012). Puedes seguirle en su blog y en Twitter, y leer otras entrevistas suyas publicadas en esta web.

----
Enlaces relacionados: Entrevista en El Mundo con Rubín y García sobre Beowulf, por Jose María Robles, que se acompaña de la descarga de un PDF con las primeras 13 páginas del cómic.

Texto de Borja Crespo, cedido para Guía del cómic. Entrevista realizada con motivo del lanzamiento de Beowulf, se publicó parcialmente en el diario El Correo (17/nov/2013) y se reproduce aquí en su totalidad. Página creada en noviembre de 2013. Las imágenes de Beowulf son © Santiago García y David Rubín.