comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Albert Monteys

Por Santiago García (*)

 

Portada de 'Calavera Lunar' #237 (Camaleón Ediciones)

En la pasada edición de los premios del Salón estuvo a punto de salir a hombros y dar la vuelta al ruedo. Que el autor de Calavera Lunar ganaría el galardón al mejor historietista novel estaba cantado, que además aspirase a Mejor Obra y Mejor Guión (trofeos que finalmente no acabarían en sus manos) demuestra hasta qué punto las mayores expectativas rodean a Albert Monteys. Este barcelonés, nacido en 1971 y licenciado en Bellas Artes en 1994, es un trabajador nato al que se puede encontrar tanto en proyectos más personales, como el citado Calavera Lunar o el aclamado Mondo Lirondo (obra del colectivo La Penya), como en publicaciones de sesgo más comercial, como El Jueves, para la cual colabora desde hace más de año y medio, y donde actualmente produce dos series: Paco's Bar y Tato, con moto y sin contrato.

Nota: La entrevista se publicó originalmente el año 1997 en la revista U, el hijo de Urich, dentro de la sección "Portafolio". En dicha sección, las entrevistas se publicaban editadas de forma que solamente se incluían las respuestas del entrevistado, y se omitían las preguntas del entrevistador, para dar así todo el protagonismo al historietista. Que nadie se extrañe. Tras el texto de introducción, a continuación vienen las respuestas de Monteys.

PROFESIÓN, VOCACIÓN E INDUSTRIA

Mi trabajo para El Jueves, a decir verdad, es un poco alimenticio, También es dibujar, claro, que es lo que a mí me gusta, pero no es exactamente lo que yo querría. Me considero un profesional, obviamente, pero es cierto que a veces uno se plantea si no sería mejor abandonar esa postura y abordar los comics de manera más vocacional. De hecho, me estoy planteando muy seriamente dejar lo de El Jueves y prepararme unas oposiciones o algo así, porque de pronto me encuentro con que ha pasado un año y no he tenido tiempo para hacer nada más que lo de El Jueves, que está muy bien, pero a mí también me gustaría hacer otras cosas. Me gustaría tener un mes para poder dedicarme a preparar mi comic book, porque ahora mismo rengo muchas ideas pero no puedo sentarme a hacerlas. Tengo cinco minutos libres, media hora. Cada día voy a El Jueves a las nueve de la mañana, y desde allí dirijo la revista Puta Mili. Salgo a las cinco y media y voy a hacer la prestación social sustitutoria. Llego a casa a las diez y me pongo a dibujar hasta las cuatro de la madrugada. Duermo cuatro horas cada noche y a las ocho me levanto para ir a trabajar Otra vez. Esta es mi vida durante todo este año, y me gustaría ganar tiempo, quizás trabajando media jornada, o dejando de hacer algo en El Jueves, en fin, intentando recortar. Mi sueño dorado sería hacer lo que hace Dave Sim, aunque últimamente se esté perdiendo un poco. Cada mes o cada dos meses sacar mi mundo en una publicación fiable y que vaya saliendo regularmente, porque a mí me gustan las series largas. Me gustaría llegar al número ciento y pico de una serie contando algo realmente. Levantarrne cada día a las ocho de la mañana, dibujar mi página, irme a dormir satisfecho del trabajo y levantarme al día siguiente para continuar. Si no hiciera otra cosa, si tuviera tiempo, sí que sería capaz de hacer un comic book de 24 páginas todos los meses.

Si hay muchos jóvenes que no son fiables para entregar todos los meses, es porque el pez se muerde la cola. Por una parte no hay gente que se pueda dedicar 24 horas al día a un tebeo para sacarlo cada mes, porque los tebeos no se venden, y los tebeos no se venden porque no salen regularmente. Lo que pasa es que siempre tiene que haber gente que se tire de cabeza al mar, que se arriesgue, como es el caso de Germán [García], al que admiro por haber hecho lo que quiere hacer, que es lo que yo me estoy planteando seriamente. Lo hago y, si veo que dentro de un año la cosa no ha funcionado, pues bueno, ya he sacado doce números y tampoco me voy a quedar muerto de hambre en un arroyo.

Yo con Calavera Lunar he ganado cero pesetas. Bueno, he ganado un premio, y con eso me ha dado 250.000, pero ha sido por esa circunstancia. Yo creo que es
cuestión de arriesgarse, y si realmente la cosa no va bien, dentro de cuatro o cinco años la cosa va a petar y no habrá más gente dispuesta a seguir así, primero porque las editoriales no tienen grandes beneficios, simplemente cubren gastos, y segundo porque los dibujantes llegan a un punto en el que tendrán que hacer algo para vivir, a no ser que con 50 años sigan en casa de sus padres. En el futuro hacer tebeos va a suponer un sacrificio mucho mayor, y hará falta gente que se moje el culo.

Sorprende mucho que la nueva historieta no busque alternativas, es decir, que la edición alternativa lo es porque el dibujante no cobra, excepto casos excepcionales como el TMEO, El Pregonero, algunas cosas de Camaleón... en general, alternativo significa que no lo saca una edirorial grande, pero los contenidos son una imitación, cosa que me parece un poco rara. Imagino que esto se debe a que la mayoría de los dibujantes son gente muy joven que todavía no se ha formado un estilo, están en la fase de imitar. Son gente entre 18 y veintipico años.

EL JUEVES

¿El papel de El Jueves en el mundo del comíc? Para mí El Jueves es un comic, en el sentido de que un comic es cualquier cosa que tenga textos con dibujos. Como medio, es un comic. Pero si hablamos de géneros, pues no. No tiene nada que ver con el comic, porque en el comic todo es ciencia ficción, ya sean superhéroes o lo que sea. El Jueves es un tebeo que se hace de cara a la gente, y en este sentido está bien hecho, porque funciona, se vende y gusta. El mundo del comic, sin embargo, tiene el problema de que se alimenta demasiado de sí mismo. Tenemos el ejemplo de Jack Kirby. Jack Kirby, excepto a los cuatro freaks que flipamos con él, a todo el mundo le parece feísimo. En cambio, nosotros venga a sacar especiales de Jack Kirby, a hacer homenajes a Jack Kirby ... esto son cosas que están de espaldas a la gente por completo, lo cual no es que esté bien ni esté mal, porque yo soy el primero que lo hace, pero me parece que demuestra que en el mundo del cómic sólo interesa vender a los que ya les gustan los comics. Si lo comparamos con el cine y la literatura, nos damos cuenta de que no existe cómic para todos los públicos. Existe cómic para adolescentes, cómic para adultos, pero, por ejemplo, un señor oficinista con gustos poco sofisticados no puede encontrar un comic que le guste, un comic de fútbol, o romántico, como ocurre en Japón. La industria japonesa está muy bien pensada en ese sentido. Claro que yo tampoco soy el más adecuado para hablar, porque sólo quiero hacer lo que me gusta, y lo que me gusta son cosas que, evidentemente, tampoco son mayoritarias. Calavera Lunar, de entrada, echa hacia atrás. Alguien a quien le vaya la cosa esta retro y tal, a lo mejor se lo hojea, pero una persona que no lea comics... el Mondo Lirondo le gustaba a todo el mundo, aunque no hubiera leído nunca comics, porque no era tan autorreferencial.

AUTORES JÓVENES

Entre los jóvenes destacaría a Germán García, que además me da mucha envidia por la apuesta que está haciendo. Por supuesto, a mis amigos de La Penya Ismael Ferrer, José Miguel Álvarez, Alex Fito, aunque a veces hagan cosas más comerciales. Javier Pulido me parece un dibujante estupendo y un narrador muy bueno, aunque como tampoco he visto guiones suyos, como autor no puedo opinar sobre él. Miguel Chaves me parece que promete.

Viendo la exposición de Jóvenes Autores del pasado Salón del Cómic, ves que hay muchos dibujantes, pero faltan guionistas. Faltan historias distintas, o que cuenten algo, ése es el mayor problema de la generación joven. Creo que en parte es porque hay mucha incultura, entre comillas. Yo creo que un guionista tiene que leer, que ir al cine ... Veo que muchos de los que están haciendo lo de Laberinto, por ejemplo, tienen como mayor influencia a John Woo, como máximo, y es lo más. Es muy divertido, sí, pero de ahí no se aprende más que cómo narrar una pelea. Pero cuando ya has narrado 25 peleas, se convierte en un juego de circo, en el más difícil todavía. Creo que faltan referentes, literarios y de otra clase. Una persona que nada más que ha leído superhéroes, bueno, y a lo mejor Dragonlance o algo así, no puede aportar nada. Si sólo has leído tebeos, sólo puedes aportar lo que ya decían otros tebeos, de modo que al final los tebeos sólo son refriros de historias parecidas, homenajes a cosas que se han hecho antes, y acaban siendo un jeroglífico para la gente que no ha leído tebeos. Lo que más me llama la atención de dicha exposición es que no haya cosas que contar. No entiendo por qué alguien cuenta cómo se pegan dos tíos... sí, vale, es un género y hay que hacerla... pero que entre tanta gente no haya ninguna historia real que contar... Tampoco diré que sea una exposición decepcionante. Es muy... bonita. Pero yo, de los tebeos que hay ahí, leerme, lo que se dice leerme, puedo leerme cuatro. Están muy bien dibujados, y muy bien de anatomía, pero es que son cosas que no me leería en la vida.

MONDO LIRONDO

La Penya nace en la Facultad de Bellas Artes, entre gente que se reúne en el bar, hace cómics y tiene gustos parecidos. Empezamos a hacer cómics entre nosotros, uno hace una viñeta y se la pasa al siguiente, y éste al otro... En cuarto de carrera decidimos darle un poco de forma a aquello y llevárselo a Camaleón, y así salió el número 0 de Mondo Lirondo. A partir de ahí, seguimos trabajando y pasándolo bien hasta que acabamos Bellas Artes. Después, continuamos más o menos un año juntos haciendo cosas y ahora todo está un poco más diluido porque cada cual tiene su lío por su parte. Uno está en Palma, el otro en Sabadell, unos hacen El Jueves, otros hacen el Chichi Squad y el Yoko, y otro está en publicidad, así que nos vemos cada quince días, y cuando nos vemos no hacemos guiones. Antes era vernos cada día, reirnos un montón, nos lo pasábamos lo pasábamos de puta madre. El último Mondo ha sido quedando a la fuerza para hacerlo, un poco de esbozo de guión, y después cada uno se lo llevaba para casa, pero no ha habido la interacción que le daba la salsa. Al principio, para hacer el Mondo, quedábamos los cuatro, cogíamos la hoja, recordábamos cómo iba la historia, comentábamos lo que se nos ocurría, todos sugeríamos algo, a veces nos peleábamos muchísimo por una palabra o algo así. Pero estaba todo pensado, teníamos planeado incluso el final de la serie. Lo que sí surgía espontáneamente eran los gags de cada historia.

Con el número 7, Mondo Lirondo acaba su primera etapa, es el último número, y porque nos sabe mal dejarlo de hacer durante tanto tiempo, cerramos todo lo que es el argumento de la primera historia. A partir de ahí haremos especiales, sacando números sueltos, de modo que la gente no esté en espera de a ver si sale algo para continuar la historia. Se comprarán el número suelto y punto. Más que nada lo hacemos para quitarnos la presión de hacer Mondo por fuerza.
A partir de ahora cada entrega tendrá sentido en sí misma. Aunque siga de historias anteriores y después continúe en otras, se podrá leer como una unidad, como novelas cortas. No se puede sacar una serie de continuará con un número al año.

En Mondo hay referencias a cosas muy personales, chistes absolutamente privados, personas que conocemos. También, claro, Disney, Crumb, que nos gusta mucho a todos y es uno de los que suele sorprender a la gente si lo citamos como influiencia en el Mondo. De manga también hay cosas que le gustan bastante a Ismael, como Dr. Slump. Y también hay muchas escenas que están sacadas directamente del cine, como por ejemplo de El cabo del miedo.

FAVORITOS

En mi biblioteca personal de favoritos hay tebeos muy dispares. Está Robert Crumb, que me gusta mucho en todas sus etapas. Creo que debe de ser el único dibujante de comics que no mete en su obra una línea que no quiera hacer. También lo que ahora tiene flipado a todo el mundo, el Acme Novelty Library, que me parece realmente impresionante. Me gusta mucho Nexus, es uno de esos tebeos que me encanta cada vez que me leo uno, y no sé por qué. Me gusta el ambiente, el guión no es nada del otro mundo, pero está bien. Supongo que es sobre todo por el dibujo, Steve Rude es una bestia parda. Kyle Baker me gusta cuando hace cosas que están bien, porque lo que hace últimamente en el Mad es un churro. Bueno, de hecho me hace sentir bien, porque lo veo como yo en El Jueves: ¡Mira, hombre, éste también tiene que ganarse la vida! Pero el Cowboy Wally Show Y El Why I Hate Saturn me parecen obras maestras. Max me encanta, además ahora está en una gran etapa de madurez. Gráficamente me parece espléndido, de contenido a veces me resulta un pelín espeso. Me gustan autores que destacan por la limpieza gráfica, y eso que yo no soy muy limpio. Luego, entre mis fetiches está Kirby, los comics de la E.C., el Mad antiguo. Una cosa muy tonta que me gusta mucho son los comics de La Masa de Herb Trimpe, que me encantan. Lo primero que leí fue mucho Mortadelo y Filemón, mucho Bruguera, después estuve leyendo superhéroes durante dos o tres años, lo dejé cuando las Secret Wars, que me hicieron perder el interés completamente. Después vino la época de los Cimoc y demás, con los que estuve hasta que llegó Watchmen. Tintín no me gusta, desde que era pequeño se me ha caído de las manos, pero Astérix siempre me ha gustado mucho. También entre los doce y los quince años estuve comprándome el Spirou francés y leyendo cosas de la escuela franco-belga. En música soy un poco ecléctico. Tengo todos los discos de Jethro Tull, pero ahora también estoy mucho con Tom Waits. En literatura estoy con Paul Auster. Aunque cada vez tengo menos tiempo, intento leerme al menos un libro a la semana. A Sangre Fría es uno de los libros que más me han impresionado en mi vida. En cine también tengo mis fetiches de serie B de los 50 que son los que les gustan a todos los freaks que cuando eran pequeños estaban solos en el patio leyendo tebeos de superhéroes: Ultimatum a la Tierra, Planeta prohibido, El día que Marte invadió la Tierra, Humanidad en peligro... Luego, lo que le gusta a todo el mundo: Scorsese, David Lynch...

CALAVERA LUNAR

 
"El guión es siempre lo primero que hago, lo cual no quiere decir que sea muy metódico. A veces hago primero la página quince, luego entinto la doce..."

Calavera Lunar surge un día que abro una caja de juguetes de cuando era pequeño y me sale un Airgam Boy que es Calavera Lunar tal cual, un esqueleto con traje de astronauta. Lo dibujé, le puse debajo "Calavera Lunar" y lo dejé ahí. Al cabo de muchos meses se me ocurrió que podía hacer algo con eso. Debo decir que si no hubiera abierto aquella caja, habría hecho igualmente otra cosa, porque ya había decidido que era el momento de ponerse a ello. Empecé tres o cuatro veces y lo rompí, porque no acababa de encontrar el punto. Mis amigos de La Penya me dijeron que estaba bien, que podía salir algo. Por fin me puse y justamente cuando tenía dibujadas seis páginas entré en El Jueves. No toqué nada durante siete u ocho meses porque no tenía tiempo. Cuando se acercaba el Salón de 1996 me dije que tenía que sacar algo y lo acabé en diez días. El guión ya estaba hecho desde el principio, claro, el guión es siempre lo primero que hago, lo cual no quiere decir que sea muy metódico. A veces hago primero la página quince, luego entinto la doce... aparte de que como trabajo cuando puedo... pero siempre hago primero el guión. La página que hice a las siete de la mañana es la página en la que el Niño Mina huye de casa de sus padres mientras ellos discuten.

Del Coronel Zit alguien me dijo que se parecía al Capitán Stern de Berni Wrightson, lo cual es cierto, pero yo no lo pensé en su momento. Del Niño Mina también descubrí después que se parece mucho a un personaje de un catálogo de Fantagraphics que dibujó Daniel Clowes. Aunque no estaba pensando en él cuando lo dibujé, lo había visto antes, así que debía de tenerlo asumido. Saltarín es el típico compañero. De hecho, en El Fantasma del Espacio de Hanna-Barbera salía un bicho parecido. Por cierto que El Fantasma del Espacio es una de las influencias de Calavera Lunar. El nombre de García de Clueca y Losillo está inventado completamente, no existe, y el bicho es un monstruo de Kirby.

No pensaba hacer más Calavera Lunar, pero en el último Salón del Cómic me han convencido para volver. Me lo estoy planteando. Me daba miedo hacerla, porque me lo había planteado como un número único, y ya había contado todo lo que había que contar. Me parece un poco artificial hacer otro sólo porque es lo que tengo ya hecho y seguir es lo más fácil. Ocurre además estos días se me ha ocurrido una idea que no está mal. Claro que no sería el nº 238, sería el 145 o así.

OTROS PROYECTOS

Sin relación con Calavera Lunar, el nuevo proyecto que estoy preparando ahora aún no sé muy bien lo que va a acabar siendo. Primero quería hacer una cosa como de terror, misterio, siempre en clave de humor, claro. A mí me gustaría hacer una historia seria, pero es que me parece muy ridículo. Creo que hay que saber mucho para escribir algo realmente trascendente. Con el humor te quitas de encima la responilidad de contar algo serio. Si se cuela algo en el
subtexto, estupendo, pero si no ya te has reído un rato y eso justifica las páginas. Me gustan mucho las historias de fantasmas a lo P. D. James, y me gustaría hacer algo por el estilo. Por ejemplo, me gusta mucho Hellboy por el ambiente. Me parece admirable la gente que hace historias capaces de hacerte llorar, pero yo no puedo evitar meter siempre el chiste, aunque creo que Calavera Lunar también es un poco triste.

El caso es que lo que quiero hacer es una serie mensual. Como eso es imposible, pues bimestral. Quería hacerla de 32 páginas. Como es imposible, de 24. Me gustaría que fuera a color, porque a mí me gusta trabajar a color, y creo que eso no es tan imposible. Utilizaría el ordenador, además a mí me gustan los colores planos. Me gusta el color de Hate, que me parece muy adecuado, también el de Nexus. Lo que ya no espero hacer en mi vida es algo tan bonito como lo del Acme Novelty Library. El color manual me cuesta mucho ponerlo y me queda muy sucio. Quiero que este comic book sea mi Eigthball, no en el sentido de contenidos ni de estilo, sino como una plataforma en la que meter lo que me dé la gana. Aún no sé cómo se llamará, a lo mejor Bienvenidos al Infierno, pero todavía no se me ha ocurrido. De momento está muy confuso, pero pretendo que empiece a salir dentro de unos meses.

Tengo otro proyecto más, aunque sólo lo coordinaría, y que sé que a mucha gente le apetece hacerla: un tebeo de monstruos al estilo de la Marvel de monstruos. Seguramente se llamaría Monsterama, y sería una revista en la cual colaboraría mucha gente. Lo llevaría con José Miguel Alvarez, y es algo que hemos comentado con Germán, con José Miguel Chaves, también pensamos comentárselo a gente como Sequeiros, Max... en fin, es un proyecto que tenemos para sacar un par de números al año. Sería un comic book apaisado, para hacerla diferente.

Estos proyectos son para Camaleón. Sí me he planteado publicar en otros sitios, pero Camaleón tiene, por un lado, la desventaja de que, como no acaba de ser una editorial 100% seria entre comillas, a veces según qué tema resultan poco serios, pero por otro lado también tiene la ventaja de que puedes hacer lo que te dé la gana. Como empresa, es un poco discutible, como amigos, son amigos míos y sé que puedo llevarles lo que quiera, cosa que no pasa en otras editoriales.

LA TRIPLE NOMINACIÓN

Respecto al premio y las nominaciones, tengo sensaciones encontradas. Por una parte, alegría porque mucha gente ha votado por Calavera Lunar. Esperaba estar nominado como autor novel, pero las otras nominaciones no me las esperaba. Por otra parte, siento un poco de escepticismo, porque me parece que 24 páginas son muy poco, es como estar nominado al Nobel de Literatura por haber escrito un cuento. Me parece una obra mínima para recibir tanto premio. Calavera Lunar es el cómic del que yo estoy más orgulloso, pero no es una obra inmensa, es un comic simpático y que está bien, pero me parece muy significativo que un comic que está bien sea uno de los destacados del año. Es bastante sintomático de cómo está el tema. También me da un poco de vergüenza, porque me parece que con Germán y Pulido, los otros nominados, estoy muy a la par. Supongo que lo que ha decidido ha sido el guión. En cuanto a eso de estar nominado a mejor obra y mejor guión aliado de El artefacto perverso o El silencio de Malka, ha sido como nominar a un cortometraje de bajo presupuesto junto a Bailando con lobos.

MONTEYS VISTO POR MONTEYS

Yo todo lo que he hecho lo tiraría a la basura. Calavera Lunar me gusta porque es lo que me ha dado a conocer como profesional, y es lo que enseño por ahí. Pero de dibujo no me aguanto a mí mismo, además de que me pasa una cosa muy extraña, y es que no sé cómo no chupo de la gente que me gusta y en cambio chupo de gente que me gusta menos. Me gustan dibujantes muy limpios, y en cambio soy incapaz de hacer un dibujo limpio. Y a mí mis chistes no me hacen gracia, porque ya sé cómo van a acabar.

No me he planteado desempeñar un papel como gran esperanza del nuevo tebeo español. Yo no me considero responsable de nada. Parecerá egoísta, pero sólo me planteo hacer lo que me apetezca hacer y hacerla todo lo mejor que sepa. En este momento lo único que me preocupa es no perder el hilo, porque desde Calavera no he hecho nada, y ahora estoy un poco preocupado por seguir trabajando en algo que merezca la pena, algo distinto y que me guste.

----
(*) Santiago García (Madrid, 1968) fue director de las revistas especializadas en información sobre cómic U, el hijo de Urich y Volumen, escribe con regularidad en la sección del cómic de ABCD, el suplemento cultural del diario ABC, y este 2010 presenta el ensayo La novela gráfica (Astiberri Ediciones).

Texto de Santiago García, cedido para Guía del cómic. Publicado originalmente en U, el hijo de Urich #5 (Camaleón Ediciones, julio de 1997), ha sido escaneado vía OCR y se han hecho algunas ediciones mínimas en el texto para su recuperación en Guía del cómic. Página creada en marzo de 2010.