comparte





explora

autores

entrevistas

contacta

e-mail

Twitter

Facebook

 

Entrevista a Albert Monteys

Por Pedro Toro (*)

 

Viñeta realizada por Monteys para ilustrar esta entrevista (color: Pedro Toro) (clic para ampliar).

Entrevista realizada en julio de 2006, en Sigüenza (Guadalajara) durante un curso de verano que organizó la Universidad de Alcalá de Henares, y publicada originalmente por entregas en el blog Un día en Texas en octubre de ese año.

INICIOS

Una entrevista a un autor de tebeos no sería una entrevista si no comenzase por un: ¿Cómo empezaste a dibujar tebeos?
Siempre dibujé desde pequeño, no es una cosa que un día digas, "entre carpintero y dibujante..." Sí que recuerdo que un momento me di cuenta de que eso era realmente un trabajo y que se podía vivir de ello. Pera la verdad es que realmente, yo no podría hacer otra cosa que no fuese vivir de dibujar tebeos, en ese caso sería un homeless o algo así, porque realmente no tengo capacidad para hacer nada más.
     En cuanto a mis influencias, de pequeño sobretodo el tebeo franco-belga, mucho tebeo catalán de la época, de revistas como Cavall Fort, Tretzevents... Que eran las primeras que salían en catalán y la gente que era muy militante de ese rollo, como en mi casa, las compraba. Luego vino Bruguera, que para mi ha sido básica, Mortadelo y demás. Pero sobre todo Superlópez de Jan, cuando yo tenía 7 u 8 años fue un descubrimiento brutal. Sobretodo porque creo que eran historietas del rollo Bruguera pero con algo más, historias mejor contadas, un estilo más a la francesa, y sobretodo un sentido del humor muy bueno. Yo creo que los once primeros álbumes o así de Superlópez son clásicos, todos y cada uno de ellos.

Yo, de los primeros tebeos que recuerdo que anduviesen por mi casa, uno era El señor de los chupetes, que creo que era de mi tío...
Bueno, yo ese lo he leído y releído. Fue el primero que me compré y aún lo conservo. Está gastado por los lados y las hojas están amarillas de tanto leerlo y releerlo, pero aún lo tengo.

Una vez que decides que quieres hacer tebeos, comienzas en fanzines y demás.
Como mucha gente, empecé en la revista de la escuela. Y cuando comencé, que hice un año en la Escuela Joso, conocía a mucha gente y me sumé a un fanzine de Mataró que se llamaba ¿Qué trames? Aunque me pasaba lo típico de cuando tienes esa edad, unos 18 años, que tenía una producción muy dispersa. Con suerte hacía una página cada tres meses, te da mucha pereza, no dominas la técnica... Era una época de muchas dudas y el punto de inflexión fue cuando entré en Bellas Artes y conocí a los futuros miembros de La Penya: Ismael Ferrer, Alex Fito e Ismael Álvarez.
     Conectamos mucho e íbamos casi a una, éramos como gemelos a los que nos habían separado al nacer. Ahí fue como si empezásemos de cero, todos veníamos con nuestra técnica autodidacta chapucera y nos juntamos para hacer el Mondo. Hicimos un número cero, muy pobre técnicamente pero con mucho entusiasmo e ilusión, y ahí todos comenzamos a aprender cómo se hacían los tebeos.
     Ahora mismo no concibo el hacer un guión con otra persona, pero entonces, como estábamos empezando, sí. Nos juntábamos y uno iba dibujando mientras los otros soltaban lo que se les ocurría, e iban saliendo guiones, quizá no muy sólidos pero sí muy frescos y divertidos. Fue justo así como todos nos fuimos metiendo en el mundo del tebeo...

 

Página de Monteys para la revista 'Lider' (clic para ampliar)

Yo recuerdo cuando te descubrí, inconscientemente, fueron unas páginas para una revista de juegos de rol llamada Líder.
Sí, eso fue un poco antes del Mondo. No recuerdo muy bien cómo fue la cosa, pero alguien de la facultad, en primero, me comentó que iban a ir a una editorial de juegos de rol, a ver si les daban trabajo, y yo me apunté. Es curioso, porque yo no jugaba al rol ni nada, era algo que me atraía, pero mis amigos no eran lo bastante frikis... Recuerdo incluso que tenía un juego y siempre les decía: “Vamos a jugar a esto” Pero al final nadie quería y lo volvía a guardar. Así que, por lo que me imaginaba que podía ser aquello, les preparé una especia de propuesta y les gusto. De hecho a raíz de eso sí que conocí gente y anduve un tiempo jugando al rol, incluso llegué a trabajar un tiempo para ellos como encargado de producción en Joc Internacional.

Además, parecía una revista que cuidaba bastante el tema de las ilustraciones, yo recuerdo que el primer número que compré fue por una estupenda portada de Das Pastoras.
Eso era porque el editor era un tipo muy inquieto gráficamente, era muy amigo de Arnal Ballester, que les hizo el logo, le gustaba mucho Max... Y era curioso porque al lector no le gustaba nada ese rollo, lo de das Pastoras quizá sí gustaba, pero la línea más moderna de Ballester y demás les parecía feísimo y nos mandaban cartas poniéndonos a caldo...

¿Ahí ya comenzaron a pagarte por dibujar?
Sí, poco, pero supongo que podría considerarse como mi primer trabajo remunerado. Aunque seguro que si lo viese ahora me daría mucha vergüenza porque era una época en la que yo no sabía todavía hacer tebeos, como se contaba una historia y demás...

Si te sirve, yo recuerdo que eran bastante graciosas...
Sí, de vez en cuando todavía sale el tema y la gente lo recuerda con bastante cariño. Pero para mía era una época horrible, no sabía muy bien como hacerlo, intentaba usar la plumilla, metía muchas rayas por todas partes...

Antes del Mondo vino también la colaboración con Sergi San Julián en Gorka.
La cosa fue que yo conocía al editor de Camaleón, Juan Carlos Gómez, del Estudio Fénix y de un fanzine llamado Arrebato que se hacía en la Librería Newton de Barcelona, estaba también Paco Alcázar y gente así... Juan Carlos, cuando empezó San Julián hizo un número o dos y como vio que tardaba mucho me dijo que por qué no le ayudaba. Al principio él fue muy hospitalario, dijo de hacer el tebeo a medias, pero al final no se podía obviar que Gorka era el proyecto de Sergi y su nivel era muy superior al mío. Así como con La Penya íbamos todos a una, con Sergi no acaba de encontrar mi sitio.

Más tarde, casualmente o no, cuando tú ya estás asentado en El Jueves comienza Sergi a publicar allí.
No necesariamente, hombre vino allí porque estaba yo, que ya era una cara amiga dentro. Pero en todo caso, en El Jueves por amistad no entra nadie, porque si no habría allí muchos más autores de los que hay. Él ahora está haciendo una serie de álbumes para Francia de robots o algo así, la verdad es que le he perdido un poco la pista.

MONDO LIRONDO

 

Portada de 'Mondo Lirondo' #7 (Camaleón Ediciones)

¿Cómo acabó el Mondo?
Bien, muy amigos. Pero al final Mondo Lirondo era producto de levantarte a las 9 e ir a una facultad que no te interesaba demasiado y no ir a clase. Estar todo el día en una terraza como esta haciendo el Mondo. Al final, de las 2.000 horas que pasábamos juntos al mes haciendo el mongui, usábamos 100, que no estaba mal, para hacer el tebeo. Al final salían muchas ideas y cosas pero claro, se suponía que Mondo Lirondo era un tebeo bimestral, cosa que nunca llegó a ser, salía cada 5 o 6 meses… En cualquier caso era el resultado de tener mucho tiempo libre. Luego ya, cuando acabamos la facultad, Alex se volvió a Palma, yo entré en El Jueves y todos un poco tuvimos que empezar a buscarnos la vida, ese ambiente relajado que había hecho posible el Mondo se fue extinguiendo. Seguimos siendo todos muy amigos y nos vemos de vez en cuando, peroen lugar de hacer tebeos estamos haciendo el tonto por ahí. No fuimos como los Beatles, no fue un final traumático.
De hecho se nota ya en el último número una diferencia, que ya no lo hacíamos todos junto como antes, codo con codo, mirando lo que hacía el otro, divirtiéndonos mucho, sino que cada uno hizo sus páginas por separado en su casa.

Hace relativamente poco se reeditó en un solo libro toda la obra. ¿Qué tal acogida tuvo?
Yo creo que la obra funcionaba más número a número, leído todo seguido tiene mucha gracia pero creo que no es lo mismo. Nosotros al hacerlo teníamos en mente Love & Rockets que era una amalgama con varias historias, distintos personajes…

Teníais una idea más de revista, en la que cada número tenía su editorial, sus tiras…
También la gracia de que lo que pasaba en una tira podía influir en otra parte de la historia de otro personaje… Formando como una especie de puzzle. Pero al final, pienso, que quedó en una historia divertida, en la que se notaba que lo pasábamos muy bien haciéndolo, y con una estructura demencial, un poco difícil de seguir.
     Dentro del proyecto Mondo Lirondo nuevo yo tengo mis páginas y Alex Fito también, pero claro, ahora mismo no todos tenemos la misma velocidad de dibujo… El guión también está escrito hace varios años.

¿Es de la época del Mondo original?
No, es posterior, pero de un momento en el que volvimos a vernos mucho y le cogimos muchas ganas a la idea de continuarlo. Está medio álbum hecho y, de hecho, en el pasado Salón del Cómic tuvimos una reunión-ultimátum en la que acordamos que en octubre debería de estar hecho, o rodarán cabezas…

CALAVERA LUNAR

 

Portada de 'Calavera Lunar' #237 (Camaleón Ediciones)

Tras el Mondo, comienzas con Calavera Lunar.
Más durante el Mondo, lo empecé entre el número cinco y el seis creo recordar. Fue ya durante mi época de dibujante “de verdad” había hecho cosas con otra gente y me apetecía hacer cosas solito para probar a ver si yo también valía…
Y al final fui tirando del hilo, a raíz de un airgamboy que tenía por casa que me hacía mucha gracia y del que ya había hecho varios dibujos, junto con mi pasión por la serie B y la ciencia-ficción… ¿Qué hago? Me decía. Y al final salió esta especia de parodia rara y surrealista del género.

¿Qué te parece ahora? ¿La sigues viendo vigente?
La verdad es que el tebeo no me disgusta, quizá en su momento gustó mucho, recibió un montón de premios, pero al final no eran más de 20 páginas, lo que para mí era un embrión de algo. Yo decía, no os estaréis pasando, que yo acabo de empezar, tampoco es para tanto… De hecho en un principio no tenía pensado que fuese más allá de una pequeña anécdota, un número unitario y tal… Pero como a la gente le gustó mucho, me han insistido bastante, en principio no lo haría, pero han surgido ideas nuevas y hay un par de guiones que me han gustado para continuarlo, pues intentaremos que salga algún día.

¿Es parte de lo que salió publicado en el sketchbook de Kaleidoscope? 
Sí, de hecho el guión también lleva muchos años escrito. Pero es que el día a día se me come el tiempo para hacer cualquier otra cosa. De hecho lo del nuevo Mondo lo hice este año para poder pasar página y dedicarme a otras cosas. Si no, se te van ocurriendo ideas e ideas pero nunca haces nada con ellas.

Pero sí que hubo un proyecto más o menos serio con Norma.
Lo de Norma fue que me pidieron una continuación de Calavera, que un principio fue Calavera Jr. una versión infantil para la revista ¡Dibus! que la verdad no me llamó mucho, si fuese algo que me apeteciese más sí que me pongo pero para volver a hacer algo alimenticio, yo ya tengo con qué ganarme las castañas…

Es alucinante porque se hace realidad lo que sacaste en el programa del Salón de Barcelona del año en que te premiaron, una especie de falso reportaje sobre Calavera, en la que se le atribuían varias exploitations como Calavera Manga o justamente ese Calavera Jr. 
Pues fue justo así. Luego sí que salió la idea de un libro, se hizo un dossier con un par de páginas que se movió por Angouléme y se enseñaron pero creo que es una cosa bastante marciana como para moverlo así en teórico. De todos modos, nunca hemos dicho que lo vayamos a hacer, yo creo que en Norma aún lo están esperando, pero como ellos nunca me han llamado y yo tampoco me he puesto con ello, así está la cosa. Lo que sí salió un poco como adelanto fueron cuatro páginas en un álbum colectivo en el 2000. Era una historia de viajes en el tiempo, que es algo que me apasiona, de hecho procuro ver y leer todas las películas o libros sobre el tema que caen en mis manos.

Volviendo a ese especial del Salón, a mi me recuerda mucho al falso documental de Peter Jackson La verdadera historia del cine. Porque es un repaso a toda la historia del tebeo español a través del personajes de Calavera Lunar.
Era un poco como la película que dices. Yo en esa época acababa de ganar el premio del Salón pero realmente no me conocía nadie. A ver quién escribe cinco páginas sobre Monteys. Así que pensé que lo único honesto era mentir.  Exagerándolo al extremo para que se viese claramente. Además por otro lado a mi me gustan mucho las historia de los dibujantes de Bruguera, cuyas vidas en muchos casos dan para un tebeo sobre ellos solos. De hecho, uno de los proyectos que me gustaría hacer sería la historia de un dibujante ficticio de Bruguera. Porque los que he conocido yo son historias muy dramáticas, unas tragicomedias absolutamente de Berlanga. Raf, Ibáñez… Cuando hablabas con ellos te dabas cuenta de las alegrías y penas que habían pasado.

En aquella época había unas políticas editoriales muy duras…
Eran por un lado artistas, por otros funcionarios. Que es una idea que me resulta muy atractiva. Tú eras Berlanga y hacías cine y aquello tenía su glamour, pero ellos eran la parte del artisteo más baja. Las editoriales les pagaban fatal, por viñeta dibujada, y eran el último mono. Además considero que está bien hacer tebeos hablando de tebeos. Hay muchos libros que hablan de literatura y mucho cine hablando del cine, pero en el cómic hasta hace poco no había nada, entre otras cosas porque la vida de un señor que se pasa el día sentado dibujando en su mesa quizá no de para mucho, pero en el caso de los dibujantes de Bruguera yo creo que sí. Son historias si quieres tristes, pero con mucho filón. Eran auténticos curritos, de hecho en la última época de Bruguera había un timbre, se tenían que sentar todos cuando sonaba, ponerse a dibujar, y hasta que no volvía a sonar no podían levantarse.

Esta vida se ve un poco también en Los profesionales de Carlos Giménez
Sí, pero allí la cosa era más relajada. Te podías tomar tu Gin tonic mientras trabajabas y Toutain, o Filstrup, era un tipo al que se le podía convencer de ciertas cosas. Sin embargo el trabajo era en plan estajanovista, y el señor González de Bruguera era un hijo de puta, en el sentido de que se le fueron cuatro personas directamente, porque si podía mearse en tu cara lo hacía.

EL MUNDILLO SE ACABA

A mí me llama la atención, cuando se habla de “la crisis del cómic español”, que no hay revistas ni sitios donde publicar, etc. Si todos esos autores que se quejan serían capaces luego de pasarse todos los días ocho horas dibujando sin parar comics que, en muchos casos, ni les fuesen ni les viniesen.
Yo creo que, en cualquier caso, Bruguera sacaba unos tebeos bastante buenos para la época, hay que tener en cuenta que también había mucha morralla, porque aquello era una fábrica que hacía tebeos como quien hace churros. Todos tenemos en la cabeza que estaban los Mortadelos buenos y los Mortadelos, que tú no sabías muy bien entonces por qué eran tan feos, y era porque los dibujaba un señor que estaba ahí echando horas y al que Mortadelo se la traía literalmente al pairo. Se produjo mucha basura también, pero se producía. Yo creo que había que recuperar de ahí el concepto de industria y darle un poco la dignidad que en Bruguera se negaban a darle, yo creo que cuando salían de allí un tebeo con dignidad era por casualidad o porque al autor había puesto mucho empeño en ello. Ellos sólo querían página, página, página...

Aunque ahora las revistas, salvo El jueves, no existan y todo sea en formato libro, sacando, con suerte, un libro cada X tiempo…
Pienso que ahora se edita muy bien, de manera exquisita, pero falta quizá ese lado más popular.

 
"Yo soy de los que piensa que al público hay que follárselo: hay que agarrarle, ponerle cachondo y llevarle por donde tú quieras."

Lo decía más que nada desde el punto de vista del autor, que no tienes una publicación, salvo fanzines y demás, donde puedas forjarte como profesional. 
En El jueves por ejemplo, al tener que producir páginas todas la semanas si que puedes hacer eso. En la otra línea decir que a mi, por ejemplo, y siendo director de la revista, hay cosas que me gustan mucho, otras menos y algunas incluso me disgustan, pero cada obra está ahí porque tiene su público. Resulta muy curioso como la mayoría de dibujantes indie, tipo Chris Ware o Daniel Clowes, tienen su punto de mira en los autores clásicos americanos, cuando su sistema de trabajo es completamente opuesto. Ellos eran dibujantes que siempre tenían un ojo puesto en el público, que hacían historias muy personales y muy bien hechas pero siempre conscientes de que había alguien leyendo, mientras que los actuales son gente que trabajan mucho para un público de culto, que hacen libros muy caros, muy elitistas. Son gente que han cogido la forma, pero se han dejado el fondo, o lo han cambiado. Yo soy un gran lector, tanto de Ware como de Clowes, pero pienso que es todo lo contrario a esta gente que tenían que entregar su tira diaria y que tenían que contar una historia que llegase a todo el mundo. Ahora parece que eso de contar con el público está feo, pero yo soy de los que piensa que al público hay que follárselo, hay que agarrarle, ponerle cachondo y llevarle por donde tú quieras; hay gente que prefiere masturbarse el sólo y que el lector se aburra pero diga "qué interesante, qué bien lo hace". Aún con eso creo que debe de haber de todo, que ahora lo raro sería que todo el mundo quisiera sacar libros como Chris Ware, con tapa dura, un formato de la hostia y que costasen 40 €. Eso está bien, debería haber otro Chris Ware, pero también pienso que debería haber otro El jueves u otro Mortadelo.

Tú de alguna manera, siempre te has posicionado en contra del victimismo en el cómic español.
A mi es una cosa que me cansa mucho, y eso que ahora no pasa tanto. Pero los salones del cómic de los 90 había auténticos coros de plañideras por los pasillos. No sé, a mí me extrañaba, porque a mí me encantan los tebeos, me parecen un medio cojonudo y me hacen feliz; yo cuando estoy leyendo un buen tebeo me pongo muy contento, y además tengo la suerte de poder hacerlos y vivir de ello. Pero para mí el cómic nunca ha sido una fuente de agobio o infelicidad. Quizá quienes más se quejaban era cierta generación, los que tenemos de treintaytantos para abajo nunca hemos vivido un buen momento en la historieta, por lo que tampoco nos extraña. Pero quizá la anterior, que vivió el boom efímero de los 80, porque duró del 82 al 90 apurándolo, sí que tiene la sensación de haber perdido algo, porque de repente aquello fue prestigio social, respeto, muchos revistas, se puso de moda, vinculado con el mundo del diseño y la modernidad… Pero aquello se acabó muy pronto y puede que les quedase cierta sensación de que les habían estafado y viven todo eso con una cierta amargura. Nosotros, como empezamos de cero, con el Mondo y tal, nunca pensamos que pudiésemos vivir de ello, por eso todo lo vemos con más alegría. También hay que tener en cuenta y asumir que el cómic nunca volverá a ser un medio de masas como era en los años 30, y que acabará convirtiéndose en un medio de referencia, en un tipo de literatura distinta… Un poco como la poesía, que está muy bien y muy respetada, pero no es masiva. No creo que el cómic vuelva a ser masivo, o a lo mejor sí, y me equivoco, porque la revista W.I.T.C.H. vende 100.000 ejemplares cada mes, o el último Mortadelo ha vendido 50.000, que son tebeos que nosotros como iniciados en el mundillo no valoramos, pero que no dejan de ser tebeos, están ahí y venden un montón. Eso significa que el medio de la historieta sí que sirve para llegar a la gente, lo que pasa es que muchas veces lo despreciamos, pero nos guste o no nos guste todos entran dentro del cómputo de lo que vale.

Ahora mismo hay cierta sensación de bonanza dentro del mundillo.
Sí, pero yo creo que es una sensación falsa. Se publica mucho, pero qué ventas hay: 600, 700, 1.000 ejemplares. Que es lo mismo que se vendía hace 10 años, pero la gente ya lo ha asumido, se edita muy bien y muy caro porque se va a vender poco. Los editores tampoco viven de ello, el señor De Ponent tiene su fuente de ingresos en otro sitio, el de Sins Entido también, son editores amateur. No es lo mismo tener que vivir de tu editorial que tenerla como un pequeño lujo que te permites. En todo caso, como lector es un momento cojonudo, llegas a la librería y tienes un montón donde elegir, todo llega a España, todo se edita, y con una calidad como no habíamos visto antes. Y a nivel de mercado, creo que estamos igual. Lo que pasa es que se ha creado un tipo de espejismo.

A nivel de autores sí que parece que es un momento bastante bueno, hay bastante nivel e incluso ya muchos han perdido el miedo a irse a buscar trabajo.
Para mí estamos en un nivel como no lo había habido en años, pero qué es lo que pasa. David Rubín, por ejemplo, me parece un autor cojonudo pero estoy seguro de que no vive de la historieta, tiene que buscarse otra cosa. De todos modos yo creo que los buenos dibujantes ya saben cómo está el tema y tienen asumido que esto es una pasión que tienen, y si pueden ir sacándola adelante, mejor, pero que seguramente tengan que dedicarse a la ilustración, o irse a Francia… Por eso lo del espejismo, se publica mucho, pero qué dibujante de Ponent o Sins Entido vive de dibujar tebeos. Lo que hace que yo me subleve un poco, porque seguro que a la imprenta no le dicen: “Como te hace mucha ilusión editar este libro, no te lo pago, o te lo pago menos.” No, la imprenta va a cobrar, el de los fotolitos va a cobrar, el señor que le vende el ordenador a la editorial va a cobrar… Y el dibujante, que al final es la base de todo, es el señor que nunca ve un duro. ¿Qué la situación es buena? Yo creo que si todos los autores nos pusiésemos firmes y exigiésemos cobrar como dios manda, se publicaría al año en España un 10% de lo que sale ahora.

A mí me llama la atención, por ejemplo, el caso de Luis Durán, que saca a lo mejor dos o tres libros de 80 páginas cada año, me pregunto ¿Cuánto cobrará este hombre por libro? ¿Le compensará?
Es que a lo mejor piensas que Luis Durán vende 3.000 o 4.000 libros, porque también te influye internet, tú entras en La cárcel de papel, por ejemplo, y te da  la sensación de que este hombre tenga que vender 5.000 ejemplares, cuando a lo mejor como mucho vende 1.000 de cada libro. Por eso da la sensación de que hay como dos caras, la que reflejan los medios y la realidad.

También existe cierto oscurantismo en cuanto a la cifras, tanto los sueldos como las ventas.
A mí son datos que me producen mucha curiosidad y cuando conozco a alguien intento sacárselo a todo consta, por lo que tú dices, ¿Realmente estaremos en tan buen momento? Por eso me interesa tanto saber cuánto vende la gente.

EL JUEVES

¿Cómo entras en El Jueves?
Pues hay mucha gente que piensa que entré gracias al Mondo, Calavera Lunar, el premio del Saló… Pero en El Jueves ni saben ni les interesa nada de eso.

Es tu pasado oculto…
No, pero yo ya sabía que a ellos no les interesan los tebeos, así que lo que les llevé fueron un par de propuestas de series. Fui con una especia de book con trabajos, bastante malos supongo, y coincidió con que en ese momento se había marchado uno de los dibujantes de Puta Mili, así que me dijeron: "Haz cosas para Puta Mili". Así que, al igual que con el mundo del rol, me puse a hacer chistes sobre la mili sin haberla hecho ni por asomo. Aunque bueno, nadie de la revista la había hecho, así que era todo una cosa como ficticia, donde todo el mundo metía un poco los cuatro tópicos que había aprendido de la serie de Ivá…

 

Página de Paco's Bar
(clic para ampliar)

Y colaba
Sí, era una revista que tenía un público cautivo, y bueno, hablabas de las cosas de allí, les sacabas escribiendo las cartas a su novia y cosas así… El caso es que al cabo de un tiempo me proponen hacer cosas ya para El Jueves y es cuando aparece Paco’s Bar. Un plano siempre el mismo de la barra de un bar. Luego pasé a dirigir Puta Mili, ahí ya el surrealismo se multiplicó. Y desde entonces me quedé en el consejo de redacción de la revista, junto con Manel Fontdevila. Querían una renovación y el trato fue un poco ese, os quedáis en la redacción pero a cambio aportáis ideas nuevas, gente nueva. Y fue cuando entraron un montón de dibujantes que por generación conocíamos: Pedro Vera, Darío Adanti, Ágreda, Vergara, Lalo Kubala… De hecho ha sido el último gran desembarco de autores que ha habido en El Jueves, porque luego el resto: Mauro Entrialgo, Paco Alcázar, Pallarés… Han ido entrando unos, saliendo otros…

Te asientas en El Jueves a la vez que empiezas con Tato.
Sí, Tato es una propuesta que me hacen porque yo creo que Paco’s bar cada vez tenía menos gracia. La comencé en una época en la que tenía en mente hacer tebeos largos y tal, y meterme de repente a hacer historias de una página fue un auténtico infierno, durante los tres primeros años yo lo pasaba fatal. Además creo que se notaba el sufrimiento, me costaba mucho hacer los guiones y luego el dibujo lo tenía que hacer deprisa y corriendo. Son tres años que directamente borraría de mi obra.

No hay plan de reedición de Paco’s bar por lo que veo…
Espero que no, por Dios (risas). A raíz de eso me propusieron hacer Tato: "mira queremos una serie de un pizzero".

En El Jueves trabajan las series con targets muy determinados.
Sí, en eso lo tienen muy claro. Nos falta, por ejemplo, cubrir el mundo de los institutos como en el caso de la serie de Pallarés (Olegario Gandaria, profesor de secundaria) o el mundo de la música. Y van encargando las series a quien ellos creen que lo hará mejor. En mi caso fue una cosa muy concreta, y de hecho hice lo que pude, de hecho no empecé a estar cómodo con él hasta que lo saqué de la pizzería y lo transformé en una especia de matado absurdo. De hecho he tardado cuatro años en hacerla mía, durante todo ese tiempo era una especie de lucha que tenía cada semana. Pero ahora la verdad es que estoy satisfecho con la serie, y creo que se nota además en los guiones…

TATO Y PARA TÍ QUE ERES JOVEN

 

Página de Tato que  ejemplifica el humor absurdo que Monteys ha ido introduciendo en la serie
(clic para ampliar)

Tato ya tiene su propio universo con sus padres, sus amigos, sus cucarachas al estilo de El cuchitril de Joe
Creo que ha sido cuando he ido incorporando elementos más míos, más absurdos, que ha empezado a ser más mía.

Aunque en el especial 25 años él te echara la bronca.
Sí, es que creo que Tato es un poco el anti-Monteys. Yo no tengo nada de morro, soy muy serio, muy formal. Y la idea era esa, que me habían encargado un personaje que no tenía nada que ver conmigo, con lo que tenía que hacer una extrapolación de cosas que veía en otra gente. Creo que si Tato me viese se reiría de mí…

Siempre te has caracterizado entonces por hacer tebeos de cosas que no conoces. Y te salen bien...
(Risas) Me salen como puedo… En todo caso cumplo el expediente.

¿Para ti que eres joven empieza a la vez que Tato?
No, es algo posterior. Cuando Manel y yo entramos en la redacción, allá por el 98 más o menos, nos proponen hacer algo juntos. Ellos tenían la idea de que había temas que, por generación, no tocaban: piercings, tatuajes… Que de hecho fueron las primeras páginas del Para ti… Entonces a mi se me ocurrió hacer una serie de chistes sobre un tema cada semana, que fuesen luego montados y tal. Cosa que a Manel le pilló de sorpresa, porque le dijeron: Oye, que entras en el consejo de redacción y puedes hacer una serie con Monteys. Y él a mí apenas me conocía, lo mismo que yo a él. La cosa fue también un encargo, pero la verdad es que nos salía con bastante facilidad. Nos ponemos, hablamos, cada vez nos quedan menos temas, pero suele ser sencillos, no tenemos que hacer siquiera la estructura del chiste como tal, en seguida van saliendo listas de cosas, “tipos de….” Es como coger un universo y ordenarlo en este tipo de esquemas cerrados.
     Y la verdad es que ha funcionado, gusta mucho y creo que hemos contado cosas que a la gente le pasaban. Recibimos cartas en plan "¿Cómo sabíais que me paso esto?". Y con Manel, muy bien, la verdad. El único problema que tenemos es que ya no somos jóvenes. En cualquier caso el proceso de trabajo con Manel no es el que había con La Penya, que éramos un cuerpo con cuatro cabezas, ahora tenemos cada uno nuestra cabeza y nuestro cuerpo.

Vuestra propia personalidad incluso, se reconocen claramente qué tipo de chistes son de cada uno.
Claro, aquí simplemente nos juntamos y yo propongo un tema, los fans, por ejemplo, llevo un pequeño desarrollo, nos repartimos las secciones y cada uno lo trabaja en su casa; o viene Manel con una propuesta y lo mismo.

Últimamente repetís mucho el gag del agotamiento de temas, ¿realmente hay falta de ideas?
Hombre, lo que pasa es que cada semana es la misma pregunta: Oye Manel, ¿esto lo hemos hecho? Sí, creo que sí lo hemos tocado.

¿Tenéis una base de datos con todos?
Ahora sí, nos la hizo una chica de redacción, porque antes por accidente llegamos a repetir alguno

Habéis pensado realmente en dejarlo si se os acaban. Porque a mí personalmente, me parece de lo mejor de El Jueves.
Creo que simplemente con cambiarle el nombre haríamos un acto de honestidad importante. Con dejarlo con “Para ti”.

“Para ti, que eres guay”
O “Para ti que eres viejuno” directamente (risas). Pero vamos, creo que la serie sigue funcionando y sigue gustando.

DIRIGIENDO EL JUEVES

 

Desde 2004 Monteys es el director de la revista 'El Jueves'. En la imagen, portada del #1301 (2002).

Prácticamente desde tu entrada en El Jueves has ocupado puestos de dirección: en Puta Mili, la web, el suplemento Manda Huevos, Penthouse Comix...
Sí, creo que se debe a que ellos piensan que soy un tipo organizado y demás. Se supone que era el encargado de los nuevos proyectos, como era el joven y el que veía internet a veces, y que supuestamente traía i deas nuevas y brillantes, y conocía cosas que los demás no sabían... Pues cada vez que había que hacer algo nos lo encargaban a nosotros. Y como estaba en la redacción, mi sueldo se iba justificando en estas cosas...

¿Y que tal te encuentras como coordinador?
Siempre es una especie de lucha interna. "¿Debería estar haciendo esto o dibujando que es lo que realmente me gusta?". Aunque también es agradecido lo de coordinar cosas. Luego también hay cosas que he ido intentando sacarme de encima. Los temas de personal, contrataciones, echar broncas... Eran cosas que ni me gusta ni se me da bien hacer, así que ahora las hace otra persona y yo me encargo de la parte más creativa: tener ideas, proponer cosas... Pero ir de jefecillo no me va.

Llegaste a pensar alguna vez cuando estabas con La Penya o haciendo Paco’s Bar que acabarías dirigiendo El Jueves?
Nunca. De todos modos la gente piensa que es rotativo, como estuvo un año Maikel, al otro Manel [Fontdevila]... Manel en su momento decidió que sólo quería dibujar, y J.L. [Martín] decidió que tenía que dirigirlo una persona joven y me lo propuso a mí.

¿Y cómo te ves?
Pues la parte creativa, como te dije antes, bien. Pero luego hay otra parte que no tanto. Entran y salen series y eso es más triste. Ves gente que está bien y que es muy válida, pero por la razón que sea no funciona, y la revista tiene que seguir saliendo, y vendiendo lo suficiente para que los dibujantes que la hacemos podamos vivir de ella...

Últimamente, no sé si relacionado con el hecho de que estés en la junta directiva, se ha visto la incorporación de autores más provenientes del mundo del cómic, incluso del sectorunderground y fanzinero, que del ámbito del humor gráfico estándar.
En primer lugar, el hecho de que yo esté ahora mismo en la dirección no implica nada, porque el consejo de redacción son seis personas y las cosas se deciden entre los seis. Por ejemplo, en el caso de Paco Alcázar quien propuso que entrase fue J.L. Martín. Bien es cierto que gente como Darío Adanti o Pedro Vera entraron en un momento en el que yo llevaba un suplemento, el Manda Huevos, en el que tenía carta blanca. Era una isla en medio de la revista un tanto bizarra, aunque también fue idea de J.L. Martín, que es una persona muy abierta a todo lo nuevo.

Si que ha habido, al menos desde mi punto de vista externo, una apuesta fuerte por la gente nueva que ha entrado como Alcázar o Carlös, por cartas que he leído parece que han calado bastante bien entre los lectores.
Sí, en principio podría parecer que era algo muy extraño y bizarro, pero Silvio José (el personaje de Paco Alcázar en la revista) ha gustado bastante.

Quizá similar a lo que pasó en su día con Ortega y Pacheco de Pedro Vera.
Bueno, hay que tener en cuenta que los personajes con los que juega Vera, aunque de un modo estrambótico, están muy conectados con la realidad del público, cumplen una función muy catártica. Si tu odias a los famoso y de repente hay un cómic en le que se les llena de mierda, se les dan pollazos, etc. Pues lo disfrutas.
     Volviendo al tema de las nuevas incorporaciones sí que ha habido una apuesta fuerte, últimamente ha habido un desembarco fuerte de autores gallegos, por ejemplo. A nosotros nos interesa siempre estar abiertos a cosas nuevas, que sean buenas, que funcionen y le gusten al público Y aún con eso hay gente que dice que somos muy cerrados. Claro, que suele ser gente a la que no has cogido. De todos modos, la revista tiene 80 páginas y para que entre uno tiene que salir otro, lo cual es complicado...

FANZINES, TEBEOS, MÚSICA, TELESERIES...

Y siguiendo con los nuevos autores, ¿estás al día de las cosas que van saliendo? ¿Quienes son tus favoritos?
David Rubín me gusta mucho, los “Rectos” (Alcázar, Núñez y Brieva), Mauro, Manel... Lo que pasa es que lo que más me gusta es el humor y casi todos los que me gustan los hemos fichado ya en El Jueves (Risas).

¿Y sigues los fanzines?
Sí, hay algunos que siempre compro, como el Fanzine Enfermo... Nosotros Somos Los Muertos, aunque no sé si es un fanzine o un prozine, me lo compro también... El Qué suerte...

 

Viñetas de una historieta de Monteys para Tos #13 (Astiberri)
protagonizada por Drácula y el Hombre Lobo.

De hecho, cuando has podido, has colaborado en varios como el Amaníaco, el TOS...
Sí, con el fanzine que saque Juanjo El Rápido en ese momento. En todo caso en el Saló de este año quise haber sacado un fanzine en fotocopias y repartirlo entre la gente y tal... Añoraba un poco el tacto cercano del tonner, las fotocopias... Hacer algo sin tener que vender 80.000 ejemplares, por el gusto de hacerlo... Aunque al final no medio dio tiempo. ¡A ver si para el año que viene!

Supongo que si sigues los fanzines serás lector habitual de tebeos.
Sí, sí. Yo soy de los que se dejan la pasta en la librería todas las semanas. Además soy muy ecléctico y leo de todo: americano, manga, algo de superhéroes, cómic español... Compro todo lo que creo que merece la pena, aunque el porcentaje de lo que acabo disfrutando luego igual no es tan alto, acabo tirando mucho dinero igual. Pero que le vamos a hacer, soy comprador de tebeos militante.

Y qué es lo que más te ha gustado últimamente.
Ahora mismo desde 20th Century boys, que estoy muy pillado. Black Hole, lo último de Clowes... Y bueno cada cierto tiempo hago mi pedido a BDnet o alguna librería francesa y caen Trondheim, Sfar... Con su porcentaje de aciertos, porque producen mucho, pero aunque sólo sea por la energía, la frescura que transmiten merece la pena. Al final acabo leyendo de todo. Igual lo que menos disfruto últimamente es el cómic americano. Me compro cosas como el Ex-Machina que dicen que merece la pena y siempre me resulta decepcionante, es otra vez el rollo este de intentar hacer tebeos de superhéroes para adultos que me parece un contrasentido. Los superhéroes es un género que alcanzó la cumbre en Watchmen y ya está, pero esta gente sigue con lo mismo, ahora el superhéroe político, el superhéroe maldito... Y los dibujantes me parecen todos feos y cansinos, Tony Harris y demás... Bueno, lo último que me ha gustado, pero por una cuestión friki, y es que me gustan los zombis, es Los muertos vivientes de Robert Kirkman, que esta bien aunque el dibujante me parece un chusco importante. Un tío que no sabes si se está riendo o está llorando, o que cada vez que sale un tomo tienes que volver para ver quien es cada personaje... me parece muy torpe. Beto Hernández, por ejemplo, no es un dibujante especialmente brillante en lo formal, pero te dibuja cincuenta tías y cada una es diferente y las reconoces perfectamente. Kyle Baker, por ejemplo, Cartoonist me gusta, pero luego intenta hacer cine dibujado y eso ya me cansa. Si quiero ver una película no me leo The Ultimates, me voy al cine a ver una película impactante. Ese rollo me parece un quiero y no puedo, aunque he de reconocer que el dibujante de The Ultimates es quizá quien más se acerca a ese rollo. Todo el rollo Bendis me horroriza, intentar hacer diálogos guays con gente que no es nada guay, que son tipos disfrazados...

Y ya que has sacado el cine, la música ¿qué cosas te gustan? ¿Te influyen o simplemente las disfrutas como espectador?
La música por ejemplo, la escucho pero no me influye. Casi siempre son cosas que me recomiendan o me dejan mis amigos. Me gusta ahora mismo por ejemplo, Adam Green o Stevens, el tipo este que hace discos con los estados. Es un tipo que pretende dedicar un disco a cada estado de los EE.UU., hizo uno que se llamaba Illinois, ha sacado uno llamado Michigan y ahora sólo le queda sacar 48 discos más. Aunque parezca un proyecto raro, luego los discos funcionan como discos en sí mismos. Está bien. Pero en general, en cuanto a música son mis amigos que sí saben de eso los que me recomiendan, me dicen lo que está bien y yo me lo compro. El cine sí que me influye. Me ha gustado últimamente Buenas noche y buena suerte, Woody Allen, el guionista este loco americano...

¿Charlie Kauffman?
Sí, ese. Está muy bien, y es de los pocos que sigo y colecciono porque creo que incluso cuando pincha, porque ha hecho cosas flojas como Human Nature, son muy interesantes. Olvídate de mi, por ejemplo, que es del mismo director me parece brillante. Pero el hecho de que haya un tío que, aunque pinche, siempre se mueva en una zona peligrosa me parece como poco para ir a verle... Cómo ser John Malkovich me parece una lección de cómo innovar en el lenguaje cinematográfico. Creo que es mi cineasta favorito en este momento, aunque no dirija. Además fue guionista de Búscate la vida, con lo que tiene un background importante y brutal.

Eres teléfilo también.
Sí, mucho. Sobre todo comedias, aunque he visto y me encanta A dos metros bajo tierra, por ejemplo, que es un poco deprimente, prefiero las comedias bien hechas tipo Seinfield y demás. Además, la comedia es un género que parece que en el cine ha muerto, y sólo salen Scary Movie y demás, mientras que en televisión se están haciendo cosas muy interesantes.

Eres más de sitcoms que de Perdidos, 24 y demás...
Bueno, he visto Perdidos y de 24 un par de temporadas, y Los Soprano son brutales, pero lo que más me cala es la comedia.

CAMBIANDO EL ESTILO

Decías en una entrevista que te ibas a morir sin hacer los cómics que te gustaría haber hecho...
Eso nos pasa a la mayoría de dibujantes, creo. Siempre ves fallos y cosas que no te gustan. Quien sabe, quizá un día llego y digo: “Esto, esto es lo que quería hacer”, pero yo creo que a no ser que seas muy pretencioso y veas tu obra como algo trascendente y perfecto a todos nos pasa igual. Además es que los dibujantes que me gustan suelen ser gente humilde, incluso Chris Ware que es enfermizo en su perfección, luego ves sus sketchbooks y se dibuja a él diciendo: “Lo que hago es basura y la gente no se da cuenta...”

Se ha notado un cambio de estilo en tu dibujo de un tiempo a esta parte. ¿Ha sido algo premeditado?
Ha sido algo un tanto inconsciente. Siempre voy mirando mi trabajo y ahora me apetecía trabajar un poco más la línea y cuidar más el dibujo, cosa que hasta ahora hacía de manera más automática. Intento recuperar el gusto por dibujar, de un tiempo a esta parte lo veía todo como trabajo y ahora intento disfrutarlo más, dibujar por dibujar es algo que hacía mucho que no hacía.

CARLITOS FAX

 

Portada de 'Carlitos Fax'

Aunque ya habías hecho cosas para revistas catalanas como Tretzevents o Club Super 3, es con Carlitos Fax para la revista Mister K cuando te consolidas como autor infantil, avalado además con varios premios. ¿Cómo llevas esa faceta de tu obra?
Es muy curioso, porque para mí es un tiro fallido. Comencé muy contento pero a los niños no les gusta casi nada, de hecho algunos la rechazan diametralmente. Yo quería un Superlópez y en cambio a quien realmente gusta es a los treintañeros, he acabado haciendo una serie para freaks, he vuelto a caer en lo mismo.

Se ve la sombra de Calavera Lunar...
Sí, de hecho es la obra más personal que he hecho en los últimos años. En la primera viñeta que dibuje aparece Calavera Lunar ya que, para mí, están en el mismo universo.

PROYECTOS FUTUROS

¿Qué proyectos tienes para el futuro?
La continuación del Mondo y Calavera que te comenté antes. Lo del dibujante de Bruguera que tengo cositas apuntadas y es un tebeo cojonudo, al menos en mi cabeza. El hacer un cómic de terror me encantaría también, en plan libro con relatos de fantasmas y cosas así, de hecho tengo varios guiones escritos. Ideas tengo para parar un carro...

Si te diesen carta blanca para hacer el proyecto que quisieras ¿Qué harías?
Si me diesen un año en plan sabático haría el del dibujante de Bruguera. En plan novela por capítulos, me documentaría de la época, me inventaría el estilo del propio dibujante, un poco como hizo Seth en La vida está bien si no te rindes. La idea que tenía era hacer cada capítulo con un año, imitando el color y el estilo de las historietas de entonces y que a través de las que él hiciese se viera reflejado lo que le pasaba en la vida real.

Un poco como el Hicksville de Dylan Horrocks.
Sí, ese tipo de juegos me atraen mucho. De hecho alguna vez en El Jueves he hecho algún experimento, imitando el estilo de los cómics de superhéroes americanos o de las Vidas ejemplares que hacía Ibáñez... Pero al final acaban siendo cosas que haces para ti y que sabes que el lector medio de El Jueves no va a pillar. Aún con eso me gustaría tomarme un descanso y poder dedicarme a dibujar otras cosa, soy muy entusiasta de los tebeos y tengo muchas ganas de hacer cosas. No tengo ganas de hacer cine o literatura, los tebeos me parecen un medio perfectamente válido y que cubre todas mis espectativas creativas.

¿Nunca te has planteado entonces el pasar tus personajes a la animación? Por ejemplo, en el caso de Carlitos Fax podría salir una serie curiosa.
La verdad es que no, más que nada por la pereza que me da meterme en todo ese berenjenal. Además, considero que el audiovisual en España es un tanto pobre y conozco a poca gente que haya salido contenta. Ves películas como Goomer y piensas, "hubiera sido mejor no hacerlo...".

Pues poca cosa más. Muchas gracias por todo, y si algo que quieras añadir...
Pues nada, simplemente que hace poco leí una entrevista a Jan en la que le preguntaban que tebeos le gustaban y me mencionó a mí. Darle las gracias porque me hizo mucha ilusión, ya que Jan ha sido un poco un padre espiritual para mí en los tebeos.

----

   
         
   

Para acabar la entrevista y como extra gráfico, algunas rarezas y curiosidades de Monteys: una página inédita de una historieta de Calavera Lunar; historieta hecha con la técnica del grattage; viñeta que recuerda a las Ideas Negras de Franquin; las dos primeras páginas de una historieta que dibujó para Estados Unidos (para un especial-antología de The Sandman Presents del sello Vertigo de DC Comics); y una historieta en catalán.  Clic sobre las imágenes para ampliarlas.

----
(*) Pedro Toro (Madrid, 1984) es impulsor y colaborador de iniciativas cinematográficas, musicales y comiqueras como UCMCOMIC, ALCINE o las Jornadas de Cómic de Ávila y medios como Hoy por Hoy Henares en la Cadena SER. Como humorista gráfico ha publicado en los diarios ECCUS, Generación XXI y Generación.net; fanzines como Cretino o Qué suerte, además de escribir, dibujar y editar cabeceras como Frenzy, Brain St. o Toronto, el fanzine tonto.

Entrevista realizada por Pedro Toro, cedida para su publicación en Guía del cómic. Página creada en marzo de 2010.